martes, 27 de abril de 2010

¿ME BUSCAS?

¿ME BUSCAS?
Estoy en el asiento de al lado.
Mi hombro está contra el tuyo.
No me encontrarás en estupas ni en templos hindúes,
ni en sinagogas, ni en catedrales, ni en misas ni en kirtans,
ni al hacer yoga, ni al comer solamente verduras.
Cuando realmente me busques, me verás instantáneamente;
me encontrarás en la casita más pequeña del tiempo.
Kabir dice:
-Estudiante, dime ¿qué es Dios?
- ¡Dios es la respiración dentro de la respiración¡
Kabir

VARIAS REFLEXIONES

Lo sublime de lo eterno está en sus obras; cada día lo constato y lo disfruto.
Roger Patrón Luján

En cierto modo, Dios se halla en la punta de mi pluma, de mi pincel, de mi aguja,
de mi corazón y de mi pensamiento.
Pierre Theilhard de Chardín

Ama y haz lo que quieras, si callas, callarás con amor;
si gritas, gritarás con amor; si perdonas, perdonarás con amor.
Si está dentro de ti la raíz del amor
ninguna otra cosa sino el bien podrán salir de tal raíz.
San Agustín

Todo se puede perder:
la riqueza, el prestigio. Pero, en cuanto vives,
la felicidad regresará siempre a tu corazón.
Si levantaras sin miedo los ojos al cielo,
estarías seguro de tu pureza y serías feliz,
acontezca lo que acontezca.
Anne Frank

Procedemos de Dios.
Como el árbol de la raíz y el arroyo del manantial.
Por eso debemos quedar siempre en comunicación con Él,
Como el tronco de la raíz, pues el arroyo se seca
cuando se le separa de su manantial y el árbol fenece
cuando es arrancado de sus raíces.
Atribuído a Pitágoras

Si las ondas del radio pueden lanzar una melodía angelical
sobre las montañas y el mar;
si las notas del violín, blancas como pétalos,
las lleva el viento sobre el desierto
o sobre el ruido de la ciudad; si las canciones,
Como rosas carmesí, pueden captarse del aire azul,
¿Por qué han de preguntarse los mortales
Si Dios escucha sus oraciones?
Marvin Draque

Tú me llamas Maestro….
Y no me interrogas.
Tú me llamas Luz…
Y no me ves.
Tú me llamas la Verdad….
Y no crees en mí.
Tú me llamas el Camino…
Y no me sigues.
Tú me llamas la Vida…
Y no me deseas.
Inscripción en la Catedral de Lubbock


Preciso es encontrar lo infinitamente grande
en lo infinitamente pequeño,
Para sentir la presencia de Dios.
Pitágoras

Aquel que me percibe en todas partes
Y mira todo en Mí, nunca me pierde de vista
Ni Yo lo pierdo de vista nunca.
Krishna

Te agradezco, Señor, por cada paso de mi vida,
Por cada uno de mis maravillosos hijos,
Por cada logro y por cada dolor,
Por cada mirada al amanecer,
Por mi extraordinaria mujer.
Gracias, Señor,
Porque el día de hoy, me siento….
¡MARAVILLOSAMENTE BIEN!
Roger Patrón Luján

Una forma sencilla de agradecer al Creador
Por cada amanecer, es promoviendo la paz
A nuestro alrededor y brindando al menos
Una sonrisa al día.
Roger Patrón Luján


A menudo considero que nuestra vida está llena de serendipia;
Que encontramos cosas valiosas que nos llenan de gozo,
Sin haberlas buscado.
Roger Patrón Luján


Si hacemos cada mañana la siguiente resolución para el día,
Nuestra vida irá por mejores caminos.
Pensaré en Dios.
No temeré a nadie.
Haré lo más que pueda.
Daré algo a alguien.
Estaré en paz con los demás.
Anónimo



Lo que Dios busca es tu corazón más que tu ofrenda.
San Agustín


Bendigo al Señor que me aconseja;
aun de noche mi conciencia me instruye;
lo pongo ante mí sin cesar;
Él está en mi diestra, por eso no vacilo.
Me enseñará el camino de la vida.
Salmos

Gracias Señor,
por iluminar mis ojos con tu luz,
por llenar mi vida de paz, libertad y amor,
por permitirme ver toda tu obra.
Gracias Señor,
porque la fe que depositaste en mi corazón
Me ha devuelto la alegría de vivir.
Sylvia Herrera Gallegos
Alegría, chispa divina….
Abrazaos millones de hermanos,
en este beso de toda la humanidad,
más allá de la bóveda celeste
debe vivir un Padre amado.
Friedrich Von Schiller

martes, 13 de abril de 2010

DEPENDE DE QUIEN SON LAS MANOS

Una pelota de basketball en mis manos vale 19 dólares.
En las manos de Michael Jordan vale 33 millones de dólares.
Depende de quién son las manos.
Una pelota de baseball en mis manos vale 6 dólares.
En las manos de Mark Mc Guire vale 19 millones de dólares.
Depende de quién son las manos.
Una vara en mis manos podrá ahuyentar a una fiera salvaje.
En las manos de Moisés hizo que las aguas del mar se separaran.
Depende de quién son las manos.
Una honda en mis manos es tan sólo un juguete.
En las manos de David era un arma potente.
Depende de quién son las manos.
Dos peces y cinco piezas de pan en mis manos son
unos emparedados.
En las manos de Jesús alimentarón a una multitud.
Depende de quién son las manos.
Unos clavos en mis manos, serán suficientes para construir una silla.
En las manos de Jesucristo, trajeron salvación al mundo entero.
Depende de quién son las manos.
Como podrás ver, depende de quién son las manos.
Así que coloca tus aflicciones, tus preocupaciones, tus temores, tus anhelos,
tus sueños, a tu familia y tus relaciones personales en las manos de las manos
de Dios.
Porque recuerda que depende de quién son las manos.
ANÓNIMO

NO TENGO TIEMPO

Me arrodillé para orar pero no por mucho tiempo; tenía mucho que hacer.
Debía apurarme e ir a trabajar, por las obligaciones que tenía que cumplir.
El deber para con Dios había sido satisfecho. Mi alma estaba en paz.
A través del día, no tuve tiempo para decir una palabra de aliento,
no tuve tiempo para hablar de él a un amigo.
Temía mucho que se rieran de mí.
No tengo tiempo, no tengo tiempo, hay mucho que hacer.
Ésa era mi constante queja: no tengo tiempo para dar aquellos
en necesidad.
Finalmente, llegó el tiempo de morir.
Cuando estuve frente al Señor, me presenté con los ojos entrecerrados.
En sus manos sostenía un libro, era el libro de la vida.
Él busco en el libro y dijo: No puedo encontrar tu nombre.
Una vez lo iba a escribir, ¡pero nunca tuve tiempo para hacerlo!
ANÓNIMO

LA CAPACIDAD DE CREER

La capacidad de creer es la facultad humana más significativa y fundamental;
Y lo más importante de un hombre es lo que cree profundamente sobre su ser.
Este aspecto lo hace ser lo que es, lo organiza y lo alimenta, lo mantiene
caminando frente a las circunstancias adversas, le da resistencia y dirección.
Y si permite que la neutralidad, la confusión, la indiferencia o el escepticismo
entrenen, la fuente de la vida cesará de fluir en él.


Hugo Stevenson Tiger

LE PEDI A DIOS

Le pedí a Dios que me quitara el orgullo.
Dios dijo: No, no es mí papel quitarlo, sino el tuyo dejarlo.
Le pedí a Dios que curara a mí hija discapacitada.
Dios dijo: No, su mente es la que cuenta, su cuerpo es solo temporal.
Le pedí a Dios que me diera paciencia.
Dios dijo: No, la paciencia es producto de las tribulaciones; no se otorga, se gana.
Le pedí a Dios que me diera felicidad.
Dios dijo: No, yo te doy bendiciones, la felicidad
depende de ti.
Le pedí a Dios que disminuyera mi dolor.
Dios dijo: No, el sufrimiento te aparta de lo mundano y te acerca a mí.
Le pedí a Dios que hiciera crecer mi espíritu.
Dios dijo: No, debes crecer por ti mismo, pero yo te podaré para hacerte productivo.
Le pedí a Dios todas aquellas cosas que gozaría en la vida.
Dios dijo: No, te daré la vida para que puedas gozar de todas las cosas.
ANÓNIMO

ALMUERZO CON DIOS

Un niño pequeño quería conocer a Dios.
Sabía que era un largo viaje hasta donde Dios vive, así que empacó su maleta con pastelillos de chocolate con relleno de mermelada y un a paquete de seis refrescos de naranja, y empezó su jornada.
Cuando había caminado como tres cuadras, se encontró con una mujer anciana.
Estaba sentada en el parque, contemplando algunas palomas.
El niño se sentó junto a ella y abrió su maleta.
A punto de beber de su refresco notó que la anciana parecía hambrienta, así que
Le ofreció un pastelillo. Ella agradecida lo aceptó y le sonrió.
Su sonrisa era muy bella, tanto que el niño quería verla de nuevo, así que le ofreció
uno de sus refrescos. De nuevo ella le sonrió.
¡El Niño estaba encantado! Se quedó toda la tarde comiendo y sonriendo, pero ninguno de los dos dijo nunca una sola palabra.
Mientras oscurecía el niño se percató de lo cansado que estaba, se levantó para irse, pero antes de seguir sobre sus pasos, dio vuelta atrás, corrió hacia la anciana y le dio un abrazo.
Ella, después de abrazarlo, le dio la más grande sonrisa de su vida.
Cuando el niño llegó a su casa, abrió la puerta…. Su madre estaba sorprendida por la
cara de felicidad. Entonces le preguntó:
-Hijo ¿qué hiciste hoy que te hizo tan feliz?
-Él contestó:
-¡Hoy almorcé con Dios! - y añadió-. Y ¿sabes qué?, ¡tiene la sonrisa más hermosa que
he visto!
Mientras tanto, la anciana, también radiante de felicidad, regresó a su casa.
Su hijo se quedó sorprendido por la expresión de paz en su cara, y preguntó:
-Mamá, ¿qué hiciste hoy que te ha puesto tan feliz?
La anciana contestó:
-¡Comí pastelillos con Dios en el parque!... y antes de que su hijo respondiera, añadió:
Y ¿sabes?, ¡es más joven de lo que pensaba!
Muy seguido, no le damos importancia al poder del abrazo, la palmada en la espalda,
una sonrisa, una palabra de aliento, un oído que te escucha, un cumplido honesto, o el acto más pequeño de preocupación….
Todos esos detalles que tienen el potencial de cambiar la vida, o de darle un gran giro.
Las personas llegan a nuestra vida por una razón, ya sea por una temporada o para
toda una vida.
Seguramente habrá personas que hayan tocado tu vida de una forma especial, en
una situación u otra, en una parte de tu existencia o en tu vida entera: familiares,
amigos de la infancia, amigos de siempre, compañeros de trabajo, o personas con
las cuales tienes contacto, aunque tal vez no frecuentes….!o no conozcas!
Déjales saber que tan importantes son para ti, y almuerza con Dios de vez en cuando.
El espíritu del ser humano es más fuerte que cualquier cosa que te pueda suceder.
¡Recíbelos a todos por igual!
ANÓNIMO

domingo, 11 de abril de 2010

TENDRÁS TIEMPO.....

Cuando te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras aunque fuera unas cuantas palabras preguntando mi opinión o agradeciéndome por algo bueno que te haya sucedido ayer. Pero noté que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para ponerte e ir al trabajo.
Seguí esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote; supe que habría unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras:
¡Hola! ….. pero estabas demasiado ocupado.
Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé pacientemente todo el día. Con todas tus actividades supongo que estabas demasiado ocupado para decirme algo. Pero está bien, aún queda mucho tiempo
-me dije.
Después encendiste el televisor; esperé pacientemente mientras veías un programa, mientras cenabas; pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo.
A la hora de dormir, creo que ya estabas muy cansado.
Después de decirle buenas noches a tu familia caíste en tu cama y casi de inmediato te dormiste;
no hay problema, porque quizás no te das cuenta de que siempre estoy ahí para ti.
Tengo más paciencia de la que te imaginas.
También quisiera enseñarte cómo tener paciencia con otros.
Te amo tanto que espero todos los días por una oración, un pensamiento o un poco de
gratitud de tu corazón.
Bueno, te estás levantando de nuevo y otra vez esperaré sin nada más que mi amor por ti, esperando que el día de hoy me dediques un poco de tiempo.
¡Que tengas un buen día!
Tu amigo: DIOS
Anónimo

jueves, 8 de abril de 2010

SI AMAS A DIOS

Si amas a Dios,
En ninguna parte has de sentirte extranjero, porque Él estará
en todas las regiones, en lo más dulce de todos los paisajes,
En el límite indeciso de todos los horizontes.

Si amas a Dios,
En ninguna parte estarás triste, porque, a pesar de la diaria tragedia,
Él llena de júbilo el universo.

Sí amas a Dios,
No tendrás miedo de nada ni de nadie, porque nada puedes perder
Y todas las fuerzas del Cosmos serían impotentes para quitarte tu heredad.

Si amas a Dios,
Ya tienes alta ocupación para todos los instantes, porque no habrá acto
Que no ejecutes en su nombre, ni el más humilde ni el más elevado.

Si amas a Dios
Ya no querrás investigar los enigmas, porque los llevas en Él,
Ya que es la clave y resolución de todos.

Si amas a Dios,
Ya no podrás establecer con angustia una diferencia entre la vida y la muerte,
Porqué en Él estás y Él permanece incólume a través de todos los cambios.

Amado Nervo

TE HE HECHO A TI

Por la calle vi a una niña tiritando de frío dentro de su ligero vestido y
Con pocas posibilidades de conseguir una comida digna.
Me encolericé y le dije a Dios:
-¿Por qué permites estas cosas?
¿Por qué no haces nada para solucionarlas?
Durante un rato, Dios guardó silencio.
Pero aquella noche, de improvisó, me respondió:
Ciertamente que he hecho algo.
¡Te he hecho a ti!

Anthony de Mello

PLEGARIA

Señor, no permitas que me vuelva un viejo gruñón y quejumbroso,
Criticón y pesimista; insoportable para los demás.
Consérvame mi risa y mi sonrisa aunque me vean la boca desdentada.
Consérvame ese sentido del humor que hace a todo mundo sentirse
a gusto, los amigos, los parientes y uno mismo.
Hazme, Señor, un viejo generoso que sepa compartir lo mío: mi tiempo
y las flores de mi jardín, con los que no tienen ni tierra.
No dejes que me vuela un hombre del siglo pasado, que hable siempre
De los buenos viejos tiempos, cuando todo estaba bien; y que desperdicie
las épocas modernas cuando todo anda mal.
Hazme, Señor, un anciano que no olvide nunca mi juventud; que más bien rejuvenezca la juventud de
los demás.
Señor, Tú que has hecho las estaciones del año y las de la vida,
hazme un hombre de todas las estaciones.
No te pido felicidad: te pido simplemente que mi última etapa sea
bella, y así, sea también testimonio de tu propia belleza.

Anónimo

ME ENCANTA DIOS

Es un viejo magnífico que no se toma en serio.
A Él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe de las manos.
Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, Cristo, Mahoma o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto, a Él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte;
para que la vida -no tú, ni yo- la vida sea para siempre.
Ahora los científicos salen con su teoría del Bing Bang..., pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para las agencias de viajes.
A mí me encana Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los antibióticos- ¡bacterias mutantes!
Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble.
Mueve una mano y hace el mar, mueve otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan en las nubes pedazos de su aliento.
Dicen que a veces enfurece y hace terremotos, y manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira.
Es la tierra que cambia - y se agita y crece - cuando Dios se aleja.
Dios siempre está de buen humor- Por eso, es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy.
A mí me gusta, a mí me encanta Dios. ! QUE DIOS BENDIGA A DIOS!

Jaime Sabinas

miércoles, 7 de abril de 2010

ORACION PARA CONSEGUIR EL BUEN HUMOR

En 1525 Tomás Moro escribió esta plegaria:

Concédeme, Señor una buena digestión y algo también que digerir.
Concédeme la salud del cuerpo y el buen sentido que se necesita
para conservarla.
Concédeme también un espíritu sano que sepa escoger lo que es bueno,
pero que no se asuste a la vista del pecado, para que pueda poner
de nuevo todo en orden,
Concédeme una mente que nunca sepa lo que es el aburrimiento,
y no permitas jamás que me preocupe demasiado de esa criaturilla
tan presuntuosa que se llama "YO".
Concédeme finalmente, Señor , el divino sentido del humor. Dame la
gracia de saber reír por una broma, a fin de poder disfrutar algo de
la vida y ayudar a que también la disfruten los demás.
SANTO TOMÁS MORO

martes, 6 de abril de 2010

MEDICINA PARA EL ALMA

No existe mejor medicina que la esperanza, tónico más poderoso
que creer que todos los problemas tienen una solución.
La capacidad de tener esperanza nos permite enfrentar los
problemas de la vida diaria.
Nos recuerda que, ocurra lo que ocurra, siempre prevalecemos.
Creo que nadie debe ser una víctima desesperanzada, pues hay muy
pocas situaciones sin remedio alguno.
Con un poco de esperanza podemos transformar una posible
tragedia en un logro.
Si la situación no cambia, nosotros podemos cambiar para
enfrentarla……
Para aquellos que creemos….
¡La esperanza es eterna!
Anónimo

COMO TE PUEDO EXPLICAR

Mi hijo me preguntó… “Papá, ¿Cómo es Dios? Y yo le contesté: “alguna vez
le hice a Dios la misma pregunta”.
Señor, qué difícil y qué fácil es entenderte, pero ¿cómo explicarle a mí hijo que existes?
¿cómo explicarle que eres el todo y el nada?
¿Cómo poder encontrarte, verte y sentirte?
¡Qué difícil y qué fácil es!
Hijo, tú descubrirás como cambia tu entendimiento sobre Él; al principio lo verás en una imagen en la cruz, pero al pasar de los años entenderás que se refleja en el niño, en el joven, en el adulto, en el anciano en tu enemigo, en el enfermo, en el indigente, en el mendigo.
Hijo, parece antagónico porque está en la alegría, en la riqueza, en el sufrimiento, en la salud y en la enfermedad, en la pobreza, en tu mente y en todo el universo.
Pensar que lo puedes ver en las estrellas…
¿cómo te puedo explicar?
que está en cada célula de tu cuerpo,
en tus pensamientos, en la mirada de un niño,
en el hálito de cualquier flor y en el lugar más recóndito de la tierra…
¿Cómo te puedo explicar?....
que está en el aire, en la vida en la muerte, en los reinos mineral,
vegetal y animal, pero también en el palpitar del corazón del hombre.
¿Cómo te puedo explicar?...
Que no lo puedes ver …. Pero sí admirar, no lo puedes tocar….
pero te estremece, no lo puedes oír… pero sientes que te habla y lo
recuerdas en el aroma de las flores, así como el olor a tierra húmeda.
Lo puedes encontrar en un amanecer radiante y luminoso o en el
Crepúsculo que apacigua las aguas plateadas, y mirarlo en la bóveda
celeste que nos envuelve con su manto.
¿Cómo te puedo explicar?....
que está en el momento que acaricias a un bebé, das un beso a tu
madre o miras a al ser que amas, y aun así… ¡que ironía!, no lo puedes ver.
ahora te pido que pienses siempre en Él, que te arrodilles frente
a la imagen del Señor, que le pidas perdón, agradezcas y después
duermas tranquilo porque también Él estará en tus sueños.

Germán Caballero Sandoval.

jueves, 1 de abril de 2010

LE PEDI A DIOS

Le pedí fuerzas,
Y Dios me dio dificultades para hacerme fuerte.

Le pedí sabiduría,
Y Dios me dio problemas para resolver.

Le pedí prosperidad,
Y Dios me dio un cerebro y fuerzas para trabajar.

Le pedí valor,
Y Dios me dio peligros para vencer.

Le pedí amor,
Y Dios me dio personas aproblemadas para ayudar.

Le pedí favores,
Y Dios me dio oportunidades.

Recibí nada de lo que deseaba,
Recibí todo lo que necesitaba.

POR AMOR

En la misa del domingo de Pascua, durante el sermón, un sacerdote puso en el altar una jaula de pájaros vacía.
Los feligreses se sorprendieron. Y el les hablo de esta manera: “Ayer cuando caminaba por el pueblo, observé un muchachito que se dirigía hacia mi con una jaula, moviéndola de lado a lado. En su interior había tres pajaritos temblorosos, con frio y miedo.
Detuve al muchacho y le pregunté: ¿Qué llevas ahí? “Unos pájaros viejos” me contesto.
¿Qué vas a hacer con ellos? Le dije.
“Pienso divertirme, los voy a molestar, arrancarles las plumas, hacerles pelear entre ellos, espero pasarla bien.” Fue su respuesta.
Pero tarde o temprano te cansarás de ellos ¿verdad? Respondí.
“Bueno cuando me canse de ellos los echaré a los gatos para que se los coman” Dijo el.
Guardé silencio por un momento y le pregunté: ¿Por cuánto me vendes a los pajaritos?
Padre, ¿porque le interesan estos pájaros? Son viejos, no cantan, ni siquiera son lindos y además quiero mucho dinero por ellos…..
¿Cuanto? “Cien pesos”
Mismos que le entregue para dejar libres a los pájaros.
Esta era la razón por la cual estaba vacía en el altar.
El sacerdote continuó diciéndoles:
Un día Jesús y el diablo se pusieron a conversar, el diablo acababa de llegar al paraíso, se notaba que estaba contento y alegre.
“Como puedes ver, acabo de apoderarme de todo el mundo entero, con toda su gente. Les tendí una trampa que yo sabía que no iban a poder resistir y ¡¡ Los atrape!!
¿Qué vas a hacer con toda esa gente? Preguntó Jesús.
¡¡Ah!! Pues voy a divertirme. Les voy a enseñar a casarse y a divorciarse, Que se odien y abusen unos de otros, les enseñare a beber, fumar y maldecir. Les voy a enseñar como fabricar armas y bombas para que se maten entre ellos. ¡¡¡Si que voy a divertirme!!!
¿Y que harás con ellos después de todo esto?
Pues matarlos!!! Replico el demonio.
¿Cuánto quieres por ellos? Dijo Jesús.
¡Oh no!, tu no quieres a esa gentuza, si los recoges, te odiarán, te escupirán en la cara, maldecirán tu nombre y acabarán matándote. ¡No vale la pena!
¿Cuanto? Volvió a preguntar Jesús.
Ah!! Si tú insistes, te voy a pedir un alto precio… Que te parece toda tu sangre, pero gota a gota, todas tus lágrimas. Quiero que me pagues con tu vida.
Y Jesús pago el precio, entregando su vida por nosotros, gota a gota, todo esto por amor.